CIVILIZACIONES
 

 

 

 

 

 

 

SINICA
 

 

 

 

INDICA
 

 

 


Artículos

de Investigación

JUDAICA
 

 

 

 

ROMANA
 

 

 

 

 


GRIEGA                                                                                                                       

 

 

 

 


 

HISTORIA DE LA EDUCACIÓN Y LA PEDAGOGÍA A NIVEL MUNDIAL

 

CIVILIZACIÓN

SINICA volver a principal

 

CONTENIDO

IDEAS CLAVES

BIBLIOGRAFÍA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Examen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Examen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castigos

 

 

 

 

 

“El maestro de cada escuela de provincia era destinado por funcionarios de la monarquía, pero también hubo maestros privados.”

(Larroyo, 1967 Pag. 72)

“Y otros se hacían maestros de escuelas de aldea:  enseñaban escritura y los primeros elementos de los ritos, música y manejo del arco a los niños nobles, a fin de prepararlos para la Escuela de Distrito”.

(Myers, 1966 Pag. 58).

“Entre los eruditos errabundos, el más notables y el primero de quien quedan datos definidos fue Confucio, (551-479 a. C) y entre las llamadas “Cien Escuelas” de Filosofía de la época...”.

(Idem: 58)

“Confucio insistía en el uso correcto de las palabras sólo como un medio con el fin de reformar la moral, pero sus últimos secuaces, llevaron la doctrina de la necesidad de “rectificar las palabras” a excesos tan pedantescos que, en ocasiones, el saber y la filosofía se degradaban casi hasta ser meros ejercicios de crítica y exégesis”.

(Idem: 59).

 “Su influencia contribuyó a crear en la China el tipo de caballero que tan importante fue en tiempos posteriores:  el maestro profesional y el funcionario en potencia..."

(Idem: 59).

“Confucio, como Sócrates, no dejó escritos y sus enseñanzas se encuentran sólo en lo que sus discípulos dijeron que había enseñado”

(Myers, 1966 Pag. 59).

“El maestro fue considerado siempre casi como un “segundo padre”.

(Idem: 63).

“...Los niños pasaban a vivir con un señor que les enseñaba las artes de la guerra y cortesías de la paz”

(Idem: 63).

“...el sabio Lao-tse (S. IV a. De C.), llamado “el maestro” fundador del taoísmo, especie de misticismo natural, que armonizaba al hombre con la naturaleza y que recomendaba al quietismo o la mínima intervención en los asuntos humanos...”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 32).

“La escuela elemental es una institución universalmente extendida y cumple la tarea de conservar la unidad de la nación y de mantener las tradiciones ancestrales.  Concurren a ella niños de 7 a 14 años y se les divide a menudo en cuatro clases.”

(Larroyo, 1967. Pág. 68).

“La escuela elemental instruye en la lectura y escritura, que es una ocupación que se prolonga durante toda la vida (alfabetismo), debido al carácter complicadisimo de la lengua”

(Ídem:  68).

 “La enseñanza superior tiene por designio formar a los funcionarios y mandatarios del estado.  Su programa de estudios es literario.”

(Ídem:  69).

“Estas escuelas de distrito eran para los hijos menores, los hijos mayores tenían derecho a asistir al colegio real, en la capital, donde se educaba el supuesto heredero del trono. También se enviaban allí los mejores alumnos de las escuelas de distrito. El plan de estudios y la enseñanza del Colegio Real eran del mismo tipo que los de las Escuelas de Distrito.”

(Myers, 1966. Pág. 57).

“...la Escuela era la casa, donde se preparaba a los muchachos jóvenes para la iniciación en la edad adulta sin tener ninguna comunicación con la comunidad adulta.”

(Idem: 57).

“...la escuela estaba situada fuera de la aldea o de la comunidad urbana, y un foso semicircular (un círculo completo en el colegio real de la capital) señalaba su separación del mundo profano.”

(Idem: 57).

“Es muy posible que haya habido también una escuela para muchachas; si la hubo, ellas, como los muchachos, ingresarían a la edad de diez años aproximadamente y recibían instrucción en sus adecuados deberes; sobre todo obediencia...”

(Idem: 58).

“Entre las “cien” escuelas rivales se contaban el taoísmo, la enseñanza del libro titulado el Tao Te Ching, atribuido a un Lao Tzu probablemente no histórico; el mohismo de la Enseñanza de Mo Tzu, un contemporáneo de Confucio más joven que él; y la Escuela de Yang Chu, que erigió el egoísmo puro en la virtud cardinal.”

(Idem. 60).

“La última escuela que nació no fue, propiamente hablando, una escuela filosófica, sino un sistema que rechazaba todos los sistemas filosóficos y buscaba un nuevo principio de autoridad en el poder reconocido del estado soberano, especie de teoría de un “Leviatán” chino; se llamó la escuela de los legistas.”

(Idem:  60).

“Bajo Shih Huang Ti la escuela legisla se impuso a todas las demás, porque ella y sólo ella, tenía antecedentes de haberse aplicado con éxito a la política del estado; es decir, su doctrina del imperio de la ley era la única entre las doctrinas rivales que había edificado realmente un estado fuerte.”

(Myers, 1966.  Pág. 65).

“Chiang sostiene que “todas las instituciones de China están impregnadas de idea de la felicidad mediante el deber y en él”.”

(Idem:  73)

“Las hijas de los nobles se educan también al principio en la casa materna, pero después pasan a vivir con una familia ajena. Se les enseña las artes domésticas, especialmente el tejido y el hilado...”.

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 31).

“No ha habido en China un sistema organizado de educación pública, ni tampoco escuelas superiores o universidades donde se pudiera enseñar e investigar libremente. De aquí que la cultura china quedara estacionaria durante tanto siglos, sin que hubiera posibilidad de un desarrollo científico.”

(Idem: 33).

“China es el país por excelencia de los exámenes oficiales. Toda actividad escolar tiene un último designio:  preparar a la juventud para los exámenes. El sistema de exámenes, que constituye un carácter esencial de la educación china, reside en su típico tradicionalismo.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 69).

“Sólo entre los escolares aprobados se eligen los funcionarios para todos los cargos públicos. Y solo para éstos son los honores, las distinciones y los más altos beneficios económicos.”

(Ídem:  69-70).

“Los exámenes se hacen por escrito ante examinadores designados pro el Estado, y son:  los inferiores o preliminares, para ingresar a una escuela superior, y los profesionales que confieren el derecho a los cargos públicos.”

(Ídem:  Pág. 70).

“Los exámenes se practican en celdas o salas, construidas. En ellos reina un ambiente ceremonioso, casi ritual”

(Ídem:  Pág. 70).

 “Los exámenes se practican en celdas o salas, construidas ad hoc. En ellos reina un ambiente ceremonioso, casi ritual... Se cuenta que solían presentar el mismo examen, padre, hijo y nieto".

(Larroyo, 1967.  Pág. 70).

“El emperador Wu-ti promulgó en 124 el edicto que sentó las bases del sistema de escuelas del estado y de los exámenes oficiales...El grado de preparación de los candidatos lo determinaba el examen, y éste se basaba en los clásicos confucianos.  El emperador estaba persuadido, como lo habían estado los intelectuales, de que la doctrina confuciana debía ser el núcleo de la cultura china y que debía impregnar a toda la nación.”

(Myers, 1966. Pág. 69).

“Los pocos edictos de los siglos primeros y segundo que han llegado a nosotros dan instrucciones acerca de la selección y el examen de los candidatos, pero revelan, al mismo tiempo, que se habían deslizado abusos en el sistema...”

(Idem:  70).

“Goodrich piensa que realmente no había un sistema verdaderamente eficaz de exámenes públicos y que la mayor parte de los empleos oficiales se cubrían por nombramientos basados en recomendaciones de las autoridades provinciales...”

(Idem:  70).

“La educación en el grado superior estaba constituida por la preparación para los exámenes de los funcionarios mandarines. Hay que advertir que, a diferencia de los demás pueblos orientales, la educación china era en este sentido muy democrática, ya que a los cargos directivos del gobierno y la administración podían aspirar todos los habitantes, con tal que aprobaran los exámenes correspondientes.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 33).

“Estos exámenes eran muy complicados y estaban organizados en varios grados según la categoría de los cargos a que se aspiraba, realizándose en diversas etapas que duraban varios años.”

(Idem: 33).

“El método empleado era esencialmente mecánico, el aprendizaje de memoria de los signos y los preceptos.”

(Idem: 33)

: “Su rica literatura se compone de poemas, filosofía, proverbios, etc., sobresaliendo en situaciones históricas.  Puede decirse que toda su literatura está invadida de tradiciones.  A Confucio se debe la redacción y compendio de las grandes ideas religiosas y morales de su pueblo.  Compuso nuevos libros:  los cinco Kings (los libros por antonomasia) y los cuatro Chu.  Los Kings son:  Ll libro de las Transformaciones (la cosmogonía China), el de los Himnos (política y moral) el del Ceremonial (o espejo de las costumbres) y dos libros Históricos.  Los Shu se ocupan, en otro giro, de política y moral.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 66)

”La enseñanza alfabética impartida en esta escuela, no va más allá del aprendizaje de las obras literarias.  Se echa mano del libro llamado las Tres Palabras, que contiene más de mil caracteres distribuidos en líneas de tres.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 68)

“Los libros que sirven de base para el aprendizaje de la lectura y escritura están saturados de preceptos y sentencias morales.”

(ídem:  Pág. 69)

“Los libros fueron reconstruidos en parte con los fragmentos escritos que subsistían y en parte con los extensos recuerdos de los viejos eruditos.  En el proceso de reconstrucción se desarrollaron principios de alta crítica que fueron llevados a un elevado nivel y que no se perdieron nunca para la cultura china”.

(Myers, 1966.  Pág. 66)

“...De todos los sabios que participaron en la obra de restauración, los confucianos fueron los que más contribuyeron y ésta contribución fue un factor de gran importancia en su victoria definitiva sobre las otras escuelas”.

(Idem:  66)

“El plan de estudios era estrictamente clásico, y comprendía solo:

1) Li-Chi “El libro de los Ritos”... este libro trata de las formas de las ceremonias de iniciación y de la etiqueta de la corte.

2) Shu-Ching:  “El libro de la Historia”; data del período entre los siglos IX y VI a. C., y lo forman discursos y documentos.

3) Shi-Ching “Las Odas”... contiene poesía religiosa y profana.

4) Ch’un-Ch’iu “Los Anales de la Primavera y el Otoño”; historia del estado feudal de Lu de 722 a 481 a. C.

5) I-Ching “El libro de las transformaciones”; trata de la adivinación:  la lectura de los oráculos.

Bajo los Han se añadió  un sexto clásico, “El Libro de la Música”

(Idem:  71)

“Aunque Confucio escribió numerosas obras, no se tiene seguridad respecto a las que se le atribuyen ni al contenido de ellas, que ha sido muy elaborado por sus discípulos. Sin embargo, se citan como suyas los cinco grandes King (libros), a saber: el Libro de los Versos, el Libro de la Historia, el Libro de los Ritos, el Libro de la Adivinación y la Crónica de Lou (su patria)... han constituido los textos que han orientado la educación china hasta nuestros días.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 32)

 

 “El poder de los padres es ilimitado.  El mandarín está obligado a castigar al hijo de quien se queja el padre.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 67-68).

“La disciplina era muy rigurosa, empleándose frecuentemente duros castigos corporales.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 33)

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

Myers, Edward (1966). La Educación en la perspectiva de la historia.  Fondo de cultura económica. México

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, S.A.  Buenos Aires.

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, C.A. Argentina

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

CIVILIZACIÓN ÍNDICA volver a principal

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuela

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Examen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Evaluación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castigos

“Los maestros pertenecen a las clases superiores.  En la Casta Brahamánica el maestro hubo de ser un brahamán; pero todos los maestros son objetos de una profunda veneración. ‘El que honra a su madre gana el mundo terrestre, el que honra a su padre el mundo celeste de Brama.  El que ofende a su maestro pasará después de su muerte al cuerpo de un asno’.”

(Larroyo, 1967.  Pág 75)

“El maestro instruye en particular a cada niño.  A menudo los más avanzados trabajan con los menos aprovechados.”

(Idem:  76)

“Parece que en los orígenes mismos existió la enseñanza del Rigveda por recitación a coro, esto es, el maestro recitaría un verso o un himno  y los estudiantes lo repetirían después de él una y otra vez, hasta que todos lo supieran perfectamente.  En algunos casos, el padre era el maestro de su hijo y de los hijos de algunos de sus vecinos.”

(Myers, 1966.  Pág. 76)

“Había  también gurus-maestros-de diferentes grados; había maestros chatrías (de la clase de los guerreros); y había maestros ambulantes, comparables a los sabios ambulantes de la sociedad sínica y a los sofistas griegos.”

(Myers, 1966.  Pág. 76)

“Los maestros eran en su mayor parte brahmanes, aunque aún no había aparecido el posterior sistema de castas característico de la India.”

(Idem:  78)

“...el maestro se niega a dar instrucción a un discípulo hasta que se convence plenamente de la competencia del estudiante, tanto mental como moral, para recibir la instrucción, y en especial cuando se trata de las verdades más profundas.”

(Idem:  81)

“Había tres clases de maestros:  el guru, el acharía y el upadhyaía.  El guru era el que, habiendo ejecutado todos los ritos, enseñaba los vedas.  El acharía enseñaba los vedas después de haber ejecutado sólo una de las ceremonias anteriores.  El tercero solo enseñaba una parte de los vedas.

(Idem:  85).

“Había dos clases de maestros:  los maestros profesionales, que recibían honorarios por su trabajo y enseñaban sólo partes de los vedas y los vedantas; y los que enseñaban los vedas y los upanishads sin percibir honorarios...Además de estas dos clases de maestros parece que hubo también expertos en “educación” o pedagogía.”

(Idem:  85)

“La educación por lo general encomendada en las demás castas no brahamánicas a maestros ambulantes, que daban la enseñanza en lugares improvisados al aire libre y se reducía a la lectura y escritura...”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 35)

“...el maestro era un brahman con quien vivían los alumnos como aprendices y que cuando gozaba de gran autoridad acudían a él de todas partes, como los “estudiantes viajeros” de la Edad media.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 35)

“La escuela elemental en la India no tiene organización política; se debe a la iniciativa privada...”

(Larroyo, 1967.  Pág. 75)

“La escuela se encuentra, de ordinario, al aire libre, a la sombra de un árbol acojedor; en caso de mal tiempo, se traslada a un cobertizo”.

(Ídem:  75)

“La educación superior se impartía en Colegios llamados Parishades y hay vestigios de su existencia mucho antes de la era cristiana...”

(Ídem:  76)

“...La creación de diferentes tipos de escuelas sacerdotales y de diferentes clases de maestros.  Una escuela enseñaría el Rigueda, otra el Samaveda y así sucesivamente”.

(Myers, 1966.  Pág. 76)

“La mayoría de los estudiantes probablemente estudiaba en una u otra de las escuelas sacerdotales o con un guru”.

(Idem:  77)

“Parece que no había escuelas primarias al comienzo del período de crecimiento y que no había reglas fijas para el paso de los discípulos de un curso al inmediato superior.  Esto se dejaba por completo a discreción del maestro, que aprobaba al alumno de acuerdo con su capacidad e inteligencia”.

(Idem:  78)

“Las escuelas primarias, como otras escuelas, eran totalmente privadas y las formaban el guru o maestro y los alumnos que había admitido en su casa.  El niño era admitido, a lo que parece, a la edad de 7 años”.

(Myers, 1966.  Pág. 83)

“...hacía fines del S. V a. C., empezaron a aparecer escuelas especiales, y la época guptana ya estaban plenamente desarrolladas.  Había 2 clases de esos centros especiales de enseñanza superior...”.

(Idem:  86)

“Los centros muy grandes de enseñanza superior quizás pudieran llamarse universidades constaban de varios departamentos...”

(Idem:  87)

“En la época guptana hubo por lo menos una o dos escuelas médicas en conexión con los grandes centros.”

(Idem:  87)

“En efecto, con el tiempo acabó por desarrollarse un complicado sistema de exámenes estatales que era la única puerta de acceso a los diversos grados de la administración pública y a los cuales teóricamente todos podían presentarse...

(Abbagnano, 1966.  Pág. 25)

“...tanto más que se traba de una preparación literario-formalista, que de poco o nada servía a quienes no lograban superar los exámenes estatales...”

(Idem:  25)

“Ritos especiales liberan al joven de su fase estudiantil y le introducen en el mundo.”

(Luzuriaga, 1977. Pag. 35)

“Los libros sagrados constituyen la base del conocimiento de la cultura intelectual de los indos. Del estudio minucioso de los Vedas, deriva la mayor parte de la sabiduría que tiene una fase filológica:  la fonética, pronunciación correcta y natural de los sonidos; la gramática, la construcción de las frases; la métrica, el arte de enseñar a medir los versos y a componerlos; la liturgia que trata de los ritos, la exégesis, que descubre la significación de éstos; la astronomía, que da la información cronológica de los sacrificios...”

(Luzuriaga, 1977. Pag. 77)

“...durante los primeros cinco años los discípulos sólo oían; mas tarde emitían su pensamiento.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 77)

“Hay pruebas claras de que en la instrucción se empleaba el método de los debates.”

(Myers, 1966.  Pág. 76)

“Las seis materias eran fonética, métrica, gramática, etimologías, astronomía y práctica ceremonial.  Constituían el Plan de estudios mínimo, fundamental, además de la memorización perfecta de los vedas de la escuela...”

(Idem:  78)

“...se dedicó mucha reflexión al proceso y la teoría del aprendizaje, lo indican los siguientes pasos o escalones de estudio que señala una de las autoridades:

1. - Avidez por parte del alumno de escuchar las palabras del maestro.

2. - Entender las lecciones del maestro.

3. - Captación y comprensión  de las palabras del maestro...”

(Idem:  85)

”Se estudia el catecismo budista y los Vedas, primero oralmente, después fijando en la memoria los preceptos, por medio de la lectura.  Los proverbios y las fábulas son la forma literaria para la enseñanza de la moral...”

(Larroyo, 1967.  Pág. 75)

“...la Educación de los indios es rutinaria y memorista, agrabada por el abandono de la instrucción de la mujer y de los parias y por un régimen de castas infranqueable y aristocrático que ahoga las mejores disposiciones de los bien dotados...”

(Larroyo, 1967.  Pág. 77)

“Los vedas comprenden 4 colecciones de escritos:  el Rigueda, el Samaveda, el Yajurueda, y el Atharvaveda... es una colección de himnos que cantaban o los sacerdotes...”

(Myers, 1966.  Pág. 74)

“El Samaveda es una colección de melodías para los cantos; el Yajurveda es una serie de prescripciones o instrucciones para ejecutar los sacrificios; el Atharvaveda es esencialmente distinto de las otras tres colecciones, pues es un libro de oraciones para el pueblo común”.

(Idem:  74)

“La cultura de la India está concentrada en los cuatro textos llamados vedas, que son colecciones del saber tradicional, de carácter religioso y que originariamente se transmitían oralmente.  A éstos se añadían otros textos, como los Brahamanas de comentarios rituales y los Upanishidas de carácter metafísico.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 34)

“...cuando un alumno comete una falta, su maestro debe castigarle con duras palabras, y amenazarle con que si comete otra falta le dará duros golpes”.

(Idem:  35)

“...Añade Venkateswara que “estaba admitido el castigo corporal y llegó a ser de uso común”.

(Myers, 1966.  Pág. 83)

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Abbagnano, N y Visalberghi, A (1987). Historia de la Pedagogía. Fondo de Cultura económica, S.A. México.

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

Myers, Edward (1966). La Educación en la perspectiva de la historia.  Fondo de cultura económica. México

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, S.A.  Buenos Aires.

 

 

 


CIVILIZACIÓN JUDAICA volver a principal

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Evaluación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Evaluación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castigos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castigos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Los profetas fueron los primeros grandes educadores del pueblo hebreo, cuya instrucción elemental se impartía desde hacia tiempo en el seno de la familia...”

(Abbagnano, 164.  Pág. 28)

“...Según el Talmud un maestro no debería tener más de veinticinco alumnos, ni más de cuarenta si contaba con la ayuda de un asistente”.

(Idem:   28)

"El verdadero fundador de la educación elemental judía fue el sumo sacerdote Josué Ben Gamla.  Mientras que anteriormente había habido maestros elementales en Jerusalén y en la mayor parte de los distritos de Palestina”.

(Myers, 1966.  Pág 420)

“El maestro enseñaba ante todo al alumno la manera de tomar el estilo o el cálamo y de imprimir o trazar los signos elementales, después le señalaba un modelo para copiar y reproducir:  primeramente signos simples, luego cada vez más complicados, palabras aisladas...”.

(Marrou, 1976.  Pág. XXIII)

“El maestro gozaba de alta posición y estimación sociales; ejercía gran influencia en la comunidad y parece que los rabís lo tenían en la misma alta estimación que el resto de la comunidad.  Según el Talmud, el maestro ideal llevaba una vida religiosa pura y sin mancha, era moderado en comer y beber, amaba su profesión, era paciente, concienzudo, modesto, brillante y alegre..."

(Idem:  422)

“En el primer período, los maestros no recibían paga ni la esperaban, pues consideraban sus deberes docentes como el cumplimiento de una orden o vocación divina...”

(Marrou, 1976.  Pág. 423)

“Los maestros tenían derecho a poner fin a sus actividades docentes, pero solo podían ser destituidos por motivos de ignorancia o incompetencia, o por propagar una doctrina falsa.”

(Idem:  423)

“El maestro debía insistir y explicar las lecciones por lo menos cuatro veces y, si no bastaba, las repetiría una y otra vez hasta que todos los alumnos las supieran completas”.

(Idem:  423)

“...El juez Samuel, el mismo que indujo a los judíos a elegir un único rey en Saúl, promovió también la institución de “Escuelas Proféticas”, de tal modo que la enseñanza de los profetas pudiera volverse más profunda y eficaz...”

(Abbagnano, 1964.  Pág. 28)

“...surgieron entonces las sinagogas, que en un principio no eran lugares destinados al culto, sino solo a la instrucción religiosa, mientras los escribas impartían a domicilio o en sitios proporcionados por los ciudadanos ricos alguna forma de enseñanza profana de carácter superior.  Por último, a la sombra de las sinagogas surgieron escuelas primarias que se multiplicaron al punto que, en el año 75 a. c., la instrucción primaria se volvió obligatoria...”.

(Idem:  29)

“Existían escuelas para la formación del escriba (entre los judíos, la casa de instrucción bê (y) t midherasch) de las cuales la arqueología mesopotámica cree hallar a veces sus ruinas, como ha ocurrido recientemente en Mari, a orillas del Eufrates, donde A. Perrot localizó entre las ruinas del palacio incendiado... dos aulas con sus hileras paralelas de bancos para dos...”

(Marrou, 1976.  Pág. XXIII)

“Aparte de las Escuelas generales, había escuelas especiales para estudiar teología, derecho, medicina y astronomía.  La minoría selecta de los eruditos y los técnicos ingresaba en una especie de Academia donde recibía ésta enseñanza superior”.

(Myers, 1966.  Pág. 416)

“Estrechamente conectadas con las escuelas de los templos había otras dos instituciones:  el archivo y la biblioteca”.

(Idem:  416)

“La tribu  y la familia fueron las instituciones educativas; los padres y los parientes fueron los maestros”.

(Idem:  418)

“En Jerusalén se establecieron por primera vez escuelas para niños en el primer cuarto del último siglo a. C...”.

(Idem:  420)

“Las escuelas estuvieron primero instaladas en las casas de los maestros o en las sinagogas, pero después se construyeron edificios escolares independientes en los sectores menos populosos de las poblaciones”.

(Idem:  422)

“Se crean escuelas especiales para aquéllos en relación con los sanedrines y sinagogas. Sólo en el siglo. I d.C., por iniciativa del sumo sacerdote José Ben Gamala, comenzaron a crearse escuelas elementales..."

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 41)

“La escuela popular y la erudita marchaban paralelamente:  ambas alcanzaron...su completo desarrollo y organización"”

(Idem: 41-42)

“Los métodos, planes y detalles de la educación elemental están manifiestos en algunas frases del Talmud.  El núcleo del plan de estudios era la religión:  ella era el centro en torno del cual giraban las demás materias de estudio...”.

(Myers, 1966.  Pág. 421)

“Cuando el niño había aprendido a leer, recibía rollos o tabletas y aprendía de memoria los textos escritos en ellos; finalmente le daban un rollo en el que estaban escritas sólo las letras iniciales de cada palabra de todo el texto...”

(Idem:  422)

“Los alumnos debían aprender de memoria todo lo que pudieran, y para ayudar a la memoria se les enseñarían diversos procedimientos mnemónicos; y debían leer en forma audible, recitando cadenciosamente el pasaje que iban a leer”.

(Idem:  423)

“Al piadoso se le ha de reconocer en que posee el mayor número de partes posibles del Talmud.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 41)

“En la escuela el maestro lee y explica en voz alta los trozos y hace que los alumnos los aprendan de memoria”.

(Idem:  42)

“...los métodos de enseñanza, no sobresalieron los hebreos particularmente, ya que como se ha visto estaban sobre todo basados, como en todos los pueblos orientales, en el aprendizaje de memoria”.

(Idem:  42)

“...Judá II creyó necesario castigar a algunas congregaciones que habían dejado de suministrar medios suficientes y adecuados para instruir a los niños en las escuelas”

(Myers, 1966.  Pág. 420)

“Se prescribía una disciplina estricta en cuanto a la regularidad de la asistencia el orden en las clases, cortesía y decoro.  En caso necesario se administraban correcciones y castigos, pero no se coaccionaría a los niños por miedo ni por castigos.  Se ordenaba al maestro que procurara ganarse el afecto de sus discípulos y tener paciencia con los que fuesen lentos en aprender...”

(Myers, 1966.  Pág. 423-424)

“Si tenía que recurrir a los azotes - y es evidente que lo hacía con frecuencia- debía usar una correa pequeño y no un palo”.

(Idem:  424).

“...Su fuerza principal residía en el principio religioso, espiritualista y personalista...”

(Abbagnano, 1964.  Pág. 28)

“...El libro bíblico de los Proverbios (abundantemente inspirado en la sabiduría egipcia) recomienda los castigos corporales, el Talmud los condene expresamente”

(Idem:  29)

“La educación era puramente doméstica y familiar, teniendo en ella su dirección el padre, quien podía llegar a disponer de la vida y la muerte de sus hijos. En este pueblo de pastores, la disciplina era muy rigurosa y hasta cruel...”

(Idem: 40)

“la civilización y educación judía se caracterizan pues por el espíritu religioso que las informa y que funde y plasma en una unidad...”

(Abbagnano, 1964.  Pág. 29)

“Mientras aún era aprendido y transmitido oralmente se convirtió en el “Libro Nacional de Enseñanza”, aunque muchas referencias del Antiguo Testamento revelan que se conocía y usaba la escritura”

(Myers, 1966.  Pág. 418)

“Con el transcurso del tiempo, la Torah, que originariamente significó la “ley”, vino a significar “enseñanza religiosa”.  Así, la religión se hizo para el judío sinónimo de instrucción común”.

(Myers, 1966.  Pág. 418)

“...Así se convirtieron los judíos en el pueblo del libro.  De la costumbre de transcribir y comentar los libros de la ley, los profetas y las escrituras, nació una clase de hombres instruidos, los escribas...”.

(Idem:  419)

“La educación se orienta también por el libro de la ley, por el Decálogo, que hay que hacer aprender y transmitir a las generaciones jóvenes”.

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 40)

“El libro de los Proverbios, que es un manual de educación moral y que codifica en aforismos la sabiduría tradicional del medio cultural de los escribas reales de Judá e Israel... contiene una serie de consejos de educación muy significativos”.

(Idem:  41)

 

Abbagnano, N y Visalberghi, A (1987). Historia de la Pedagogía. Fondo de Cultura económica, S.A. México.

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Marrou, Henri (1976). Historia de la Educación en la antigüedad. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

Marrou, Henri (1976). Historia de la Educación en la antigüedad. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

 

 

Abbagnano, N y Visalberghi, A (1987). Historia de la Pedagogía. Fondo de Cultura económica, S.A. México.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Abbagnano, N y Visalberghi, A (1987). Historia de la Pedagogía. Fondo de Cultura económica, S.A. México.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

CIVILIZACIÓN ROMANA volver a principal

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castigos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Evaluación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Roma tuvo un tipo de educación doméstica:  la vida familiar era la principal institución donde se educaba al niño.  La familia se prestaba por modo admirable para esta tarea...”

(Larroyo, 1967.  Pág. 184)

“Aunque el padre ejerce en el hogar un poder ilimitado, la madre tiene en la crianza y educación de la prole señalada importancia.”

(Ídem:  184)

“Sin genero de duda, el padre de familia, ciudadano y miembro de la República es el responsable de la educación de sus hijos...”

(Ídem:  184)

“El maestro de ellas (escuelas elementales). llevaba el nombre de ludi-magister.  Seguramente, tal designación de escuelas y maestros se debe a que en ellas el discípulo encontraba cierto entretenimiento del que podía disfrutar en compañía de su padre...”

(Larroyo, 1967. Pág:  186-187)

“El maestro era poco apreciado; se le retribuía modestamente, no obstante que su trabajo diario empezaba al despuntar el sol.”

(Idem:  187)

“...Se advirtió que hay algo en la educación que está sobre pueblos y tiempos, algo que pertenece al hombre por el hecho de ser hombre.  Los teóricos de la educación de entonces llamaron humanistas a éste ideal general de la educación”.

(Idem:  191)

“Marco Terencio Varrón (116-27) y los orígenes de la enciclopedia en Roma:  toma en el problema de la lucha de las tradiciones una posición conciliadora; es partidario de una cultura romana-helénica:  cree con acierto que en el dominio de la educación pueden contemplarse mutuamente los intereses nacionales y los elementos griegos”.

(Idem:  195)

“Marco Tulio Cicerón (106-43) y el ideal de la “humanistas”:  Cicerón se inclina por el idea del orador; ve en la elocuencia la fuerza decisiva de la vida pública romana.  El verdadero orador es rara avis:  reúne las cualidades del dialéctico, del filosofo, del poeta, del jurista y del actor; pero sobre todo, es un hombre de moral ejemplar...”

(Idem:  196)

“...Durante el Imperio existe una clase especial de maestros de derecho:  los profesores juris civiles.  Roma y Constantinopla tuvieron los mejores centros docentes de este género.  En la primera se daban las lecciones en latín; en la segunda, en griego...”

(Larroyo, 1967.  Pág. 200)

“Marco Fabio Quintiliano:  el proceso de la formación del orador; es el mas característico representante de éste tipo de pedagogía...Quintiliano pone el peso principal de la enseñanza en el contenido del discurso, ciencia jurídica, historia y filosofía son conocimientos imprescindibles del orador...”

(Idem:  204).

“...Quintiliano acentúa con justeza el aspecto social del hecho educativo.  Sostiene que la educación pública tiene indudables ventajas sobre la educación privada”.

(Idem:  205.

“Séneca (2-66) y la educación para la vida.  El punto de partida de sus ideas pedagógicas es la individualidad del educando.  Como Ciceron, aconseja que el maestro considere de cerca la psique, frágil y compleja, del alumno.  Sólo sobre esta base puede la educación, que es un arte tan eficaz como difícil alcanzar sus propósitos:  la liberación de las pasiones y la armonía con la naturaleza...”

(Idem:  207)

“Séneca no quiere que se descuide la cultura del cuerpo, pero hace notar que es un medio y no un fin.  Dentro de este concepto limitado de la educación física, ha hecho ver, sin embargo, los objetivos higiénicos de ella:  la cultura física ha de estar al servicio de la salud del cuerpo...”

(Idem:  208)

“Plutarco (50-126) y la biografía como método de educación.  Plutarco es un adepto de la pedagogía ecléctica.  Ante todo, estima en mucho el aspecto individual de la educación...indica que la educación doméstica es la mejor, por lo menos en la etapa de la formación elemental...”

(Idem:  208)

“...Dentro del espíritu y forma de la pedagogía romana de ésta época, algunos poetas y filósofos han ejercido cierta influencia.  A Juvenal se debe la sentencia de la educación armónica:  Mens sana in corpore sana.  Horacio redactó en su arte poética originalmente llamada epístola a los pisones, porque la dedicó a los hijos de Lucio Calpurñio Pisón)n las reglas didácticas de la poesía.  Suetonio en su obra los gramáticos ilustres informa sobre la enseñanza de la gramática”.

(Larroyo, 1967.  Pág 209)

“Virgilio (70-19 a J. C.), merece particular mención en la educación romana, debido a su poema La Encida, que llegó a ser la obra más difundida en las escuelas durante la época imperial, por su hondo sentido patriótico...”

(Idem:  209)

“Marciano Capella (n en 410) es quien ha dado la forma clásica de la enciclopedia latina.  En su obra llamada alegóricamente Bodas de Mercurio con la filosofía y en la que Apolo da como doncellas a la desposada las siete artes liberales...”

(Idem:  210)

“También San Agustín (354-430) intentó una Enciclopedia:  redactó sobre Gramática, Música, Dialéctica y retórica.  El arsenal más complejo del saber antiguo lo ofrece la Historia Natural, de plinio el viejo, que es una vasta enciclopedia sobre Astronomía, Geografía, Zoología, Botánica, Medicina, etc...”.

(Idem:  210)

(Nota:  No se revisaron citas de Larroyo correspondientes a las paginas 189 hasta la 210, debido a que fueron arrancadas del Libro)

 

“...en Roma no se confía la educación del niño a un esclavo, sino que es la madre misma la que educa a su hijo. Hasta en las familias de más elevado linaje, la madre se honra de permanecer en su casa para asegurar el cumplimiento de este deber, que la convierte en servidora de sus propios hijos”.

(Marrou, 1976, Pág. 283).

“Cuando la madre no bastaba para desempeñar esta función, se elegía, como institutriz de los hijos de la casa, a alguna parienta venerable, de edad madura, que sabía imponer en su derredor, incluso en los juegos una atmósfera de elevada inspiración moral y severidad”.

(Idem:  283)

“...el padre es considerado como el verdadero educador; vendrán luego los maestros, pero la acción de estos se juzgará siempre más o menos asimilable a la influencia paternal”.

(Idem:  283)

“...el maestro de escuela no vivía a cubierto de sospechas:  por ejemplo, no falta quien se honre, en el elogium de su epitafio, de haber sido una rara excepción por su ‘perfecta corrección para con sus alumnos’, summa castitate in discipulos suos”.

(Idem:  328)

“...el conjunto del Imperio se hallaba cubierto por una red muy densa de instituciones escolares:  maestros de escuela elemental casi en todas partes; gramáticos, y más tarde rétores, en los centros más importantes”

(Idem:  361)

“...los maestros de primeras letras (literator, ludi magister)... enseñaban... a leer, escribir y contar (con piedrecitas o con un tablero, el ábaco)...”.

(Hermann, 1961.  Pág. 13)

“El estudio científico del latín lo comenzó Aelio Preconio, que recibió el apodo de Stilo. Dió enseñanza a sus amigos, y entre éstos se encontraron Cicerón y Varron”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 70)

“El primer teórico de la educación romana fué Porcio Catón Mayor... nacido en 234. Toda su actuación tuvo un carácter pedagógico”.

(Idem:  73)

“En la educación filosófica-retórica y política influyó grandemente marco Tulio Ciceron, nacido en 106, asesinado en 43 a. De J. C.. ha llegado a ser uno de los más grandes maestros de los pueblos modernos europeos”.

(Idem:  74)

 

“Quintiliano nació entre el año 32 y el 42 d. de J.C.:  fué primero abogado, después abrió una escuela de retórica y fue el primer maestro de retórica que recibió del Estado un sueldo fijo”.

(Idem:  82).

“También en Roma se enviaba a los muchachos primero a un maestro poco sobresaliente y después a una celebridad. Quintiliano pide que toda la preparación desde los primeros ejercicios esté sólo en manos del maestro de elocuencia”.

(Idem:  86)

“En Roma y en Constantinopla había maestros de filosofía, derecho y medicina junto a los retóricos y gramáticos...”

(Idem:  91)

“Eran esos esclavos pedagogos los que daban la iniciación en la literatura griega original...”

(Hubert 1957.  Pág. 23)

“Los profesores eran treintiuno:  tres retóricos y diez gramáticos latinos, cinco retóricos y diez gramáticos griegos, un filosofo y dos jurisconsultos.”

(Hubert, 1957.  Pág. 25)

“A los siete años el niño pasaba de manos de las mujeres a las del padre, quien se ocupaba en lo sucesivo de su educación. No sabemos exactamente en que consistía esta...”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 68)

“A los 16 ó 17 años el muchacho abandonaba la toga pretexta para adoptar la toga viril. Entonces entraba en el ejército y en la vida pública, pero antes había dedico un año al aprendizaje de esta, el tirociniumfon. De ello se encargaba generalmente, no el padre, sino un hombre político experimentado, viejo amigo de la familia:  con él solía seguir después algunos años”.

(Idem:  69)

“Los ciudadanos más ricos tuvieron maestros o preceptores privados, generalmente griegos inmigrados, que introducían a sus hijos en la lengua y la cultura helénicas.”

(Idem:  70)

 

“Catón el viejo (234-149 a. De C.)se puede considerar... como el primer romano que escribe sobre educación. Redactó dos libros: Sobre Educación de los niños y Preceptos para el hijo, que han desaparecido.”

(Idem:  73)

“Marco Terencio Varrón (116-27)  Representa la transición de la educación antigua a la nueva, helenística...”

(Idem:  73)

 

“Marco Tulio Cicerón (106-43). El más grande de los pensadores romanos ejerció también una gran influencia sobre la educación. Dotado de una gran cultura clásica; reconoció todo el valor que tenían la cultura y la filosofía griegas para la cultura y la educación romanas... Su finalidad en este sentido la formación del político-orador, que no sólo debe conocer la retórica, sino también la filosofía.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 74)

“...Cicerón fue uno de los primeros en tratar la educación desde el punto de vista psicológico al estudiar la elección de la profesión, que debe acomodarse a la peculiaridad individual...”.

(Idem:  74)

“Lucio Amno Séneca (4 a. De C. – 66 d. De C.?).  El gran filósofo estoico, nacido en España fue también educador como preceptor de Nerón.  En sus obras aparece frecuentemente la preocupación por la actividad educativa.”

(Idem:  74)

“Plutarco (48 – 120 d. C.).  Su mayor influencia educativa la ha ejercido por medio de sus célebres Vida paralelas, que han servido a lo largo de la historia para inspiración de numerosas y prominentes personalidades... su ideal de educación es más bien ecléctico tratando de conciliar los fines helénicos con los romanos...”

(Idem:  74-75)

“El mas importante de los pedagogos romanos, Marco Fabio Quintiliano, nació hacia el año 40 d.C., en Calahorra, España, hijo de un profesor de retórica.”

(Idem:  75)

“Ejerció la enseñanza durante 20 años, logrando la máxima autoridad como profesor como abogado. Retirado de la cátedra hacia el año 90, se dedicó a escribir su obra La educación del orador (“Institutio Oratoria”); después fue nombrado preceptor o tutor de dos sobrinos-nietos del Emperador Domiciano, recibiendo la insignia consular con todos los privilegios y jerarquía de ésta.”

(Idem:  75).

“Para Quintiliano, la educación comienza en la primera infancia, en el seno de la familia.  En ésta educación doméstica debe ponerse el mayor cuidado en el ambiente que rodea al niño...”

(Luzuriaga, 1977.  Pág.: 75-76)

“Si nos preguntamos ahora por el valor de la pedagogía de Quintiliano, habría que señalar: 1º su reconocimiento del estudio psicológico del alumno; 2º su acentuación del valor humanista, espiritual de la educación; 3º su finura con respecto a la enseñanza de las letras, y 4º su reconocimiento del valor de la persona del educador.”

(Idem: 77)

“Andando el tiempo, la creciente complejidad de la vida impuso la necesidad de otro tipo de educación, que ya no puede adquirirse en el seno de la familia, al lado de la educación suministrada por la influencia de los grandes factores de la vida social, surgen las primeras escuelas elementales.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 186)

”Como en Atenas, tales escuelas tenían un carácter privado; se instalaban en algún rincón de la ciudad, en algún pórtico o se anexaban a un templo o edificio público.”

(Idem:  186)

“La Escuela de ludi-magister suministra una instrucción elemental que consta de lectura, escritura y rudimentos de cálculo.”

(Idem:  187)

“...La evolución de la humanistas se operó en la escuela del gramático, según la designación dada a los establecimientos de segunda enseñanza que aparecen en esta época.  El programa de estudio de la escuela del gramático era, en sus orígenes, exclusivamente literario:  se trataba de instruir en el arte de hablar, y escribir el griego y el latín.  La gramática era la base de la formación...”

(Larroyo, 1967.  Pág. 191)

“...Las escuelas del retórico, como se llamó a estos establecimientos fueron mal vistas.  Hasta la época de Julio  Cesar dejan de ser combatidas por los gobernantes.  Augusto ya fomentó estos estudios creando una Biblioteca palatina...”

(Idem:  199)

“...La Educación terciaria pronto tuvo escuelas de Derecho.  En la época republicana la ciencia jurídica se adquiría oyendo en los tribunales a los grandes jurisconsultos...”

(Idem:. 200)

“...Existían aún las escuelas de filósofos y los institutos helenísticos (Museo de Alejandría, Círculo de Pergámo, etc.) donde se desenvolvían las ciencias particulares.  Todas estas instituciones hicieron posible a la postre, el nacimiento de las universidades en Roma...

(Idem:  200)

“...Las Universidades romanas se originaron con la idea de reunir no sólo diversas disciplinas, sino también a los maestros y discípulos que a ellas se consagran.  Se percibieron las ventajas que reportaba esta colaboración académica.  Puede decirse que constituyeron el germen de lo que más tarde se llamó, la Universitas Litterarum (La Universidad del Saber)...”

(Idem:  200)

“La Educación Física y Deportiva tuvo también en esta época una institución importante:  Los collegia luvenumm, una especie de clubes juveniles de tipo aristocrático”.

(Idem:  201)

“En la época de la decadencia romana los clubes eran ya centros en donde la juventud dorada se iniciaba en los deportes y la vida social”.

(Larroyo, 1967.  Pág. 201)

“...Los grandes emperadores que siguieron a Nerva emprendieron la organización de escuelas elementales a costa del Estado, que en cierto modo eran asilos para los niños desamparados...”

(Idem:  201)

“En la época imperial existió, pues, un sistema de educación que comprendía los tres grados clásicos de la enseñanza:

a) Las Escuelas de ludi-magister; que suministraba la educación elemental.

b) Las Escuelas del gramático, que atendían lo que llamaríamos hoy la segunda enseñanza...

c) Los Establecimientos de Educación Terciaria que se inician con la escuela del retórico, y que acogiendo la enseñanza del derecho y filosofía, se convierten en una especie de Universidades”.

(Idem:  202)

(Nota:  No se revisaron citas de Larroyo correspondientes a las paginas 189 hasta la 210, debido a que fueron arrancadas del Libro)

 

“...los romanos se hacen admitir en el seno del colegio efébico de Atenas, y más significativo aún es el caso de los jóvenes que querían ingresar en las escuelas de los filósofos y rétores de Atenas o de Rodas, los dos centros universitarios más importantes del mundo griego...”

(Marrou, 1976.  Pág. 301)

“Frente a las escuelas en que se enseñaban las disciplinas griegas, fue abriéndose una serie paralela de escuelas latinas:  primarias, secundarias y superiores...la escuela primaria aparece desde los siglos VII-VI; la secundaria, en el siglo III la superior no aparece hasta el siglo I”.

(Marrou, 1976.  Pág. 304-305)

“...las escuelas romanas no hacen más que imitar a las escuelas helénicas; la adaptación al medio lingüístico latino no implica modificaciones pedagógicas profundas...”

(Idem:  325)

“La formación que recibían en estas escuelas domésticas se orientaba ante todo, como se comprenderá, a satisfacer las necesidades del servicio; se dirigía en particular a inculcar buenos modales en los niños y en los adolescentes, a fin de prepararlos para afrontar el papel de pajes con que la fastuosidad romana se complacía en rodearse”.

(Idem:  327)

 

“...Los mejor dotados, por lo menos, eran iniciados también las cosas del espíritu:  toda gran casa poseía un respetable número de esclavos “ilustrados” o “eruditos” que llenaban funciones de lectores o de secretario y con quien se complacía en alternar un amo amigo de las letras como Plinio el Joven”.

(Idem:  327)

“...la escuela era la institución normal; a lo que parece, las niñas la frecuentaban al mismo tiempo que los varones...”

(Idem:  327)

“...abrieron sus escuelas los maestros de primeras letras (literator ludi magister) en la plaza del mercado o en la calle, del propio modo que los artesanos manuales...”

(Hermann, 1961.  Pág. 13)

“...Algunos gramáticos abrieron...escuelas especiales de Gramática, en las cuales se enseñaba...el lenguaje y la literatura griegos.”

(Hermann, 1961.  Pág. 13-14)

“Las primeras y únicas escuelas superiores de la antigüedad, las escuelas catequísticas, la más importante de las cuales, la de Alejandría... fueron los establecimientos de enseñanza y trabajo de los filósofos cristianos.”

(Idem:  18)

“A mediados del siglo II surge pues en Roma un sistema de escuelas que en estas nuevas condiciones es una imitación de las griegas”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 70)

“Sobre la enseñanza elemental se desarrollaron por vez primera escuelas para la lengua y la literatura griegas”.

(Idem:  70)

“...se organizaron escuelas que enseñaban la lengua y la literatura latinas, según el modelo de los gramáticos griegos”.

(Idem:  70)

“Estas escuelas de retórica eran griegas.  Después Lucius Plotius abrió una escuela latina de retórica hacia el año 90 a. De J.C...”

(Idem:  70)

“Se comenzó por las escuelas elementales, a la que seguía la del gramático...la escuela del gramático no estaba por el momento delimitada exactamente en su alcance.  No existía ningún reglamento, sino que la necesidad era la que decidía”.

(Idem:  71,83)

 

“La escuela fundada en Constantinopla en el siglo V fue otro centro importante de enseñanza. Junto a estas escuelas superiores de las dos ciudades más importantes del Imperio, Roma y Constantinopla todas las capitales de provincia se convirtieron en centro de estudio”.

(Dilthey, 1960. Pág. 90)

“Así existió en Milán una escuela de gramática y retórica muy importante para la Italia del Norte... las escuelas de Italia septentrional fueron después de gran importancia para la función de la cultura existente con los esfuerzos culturales de los ostrogodos y lombardos”.

(Idem:  92)

“Las Escuelas de Burdeos, Lyon y BesanÇon fueron excelentes... Marsella ocupó una posición sobresaliente”.

(Idem:  92)

“Para el común de los ciudadanos había escuelas que recibían a sus hijos.”

(Hubert, 1957.  Pág. 23)

“...las escuelas elementales en las que enseñaba el literator, maestro primario, sólo constituían un grado inferior de la educación...”

(Idem:  23-24)

“...Quintiliano (segunda mitad del S. I abrió una escuela de retórica...”

(Idem:  24)

“...Teodosio II fundó la escuela de Constantinopla, en la que se ha creído ver el primer modelo de una universidad de enseñanza superior...”

(Idem:  25)

“...la Escuela de Constantinopla fué mucho tiempo célebre y parece que su influencia logró irradiarse hasta sobre los países del oeste...”

(Idem:  25)

“...lo decisivo es que en ésta época se fundan o desarrollan escuelas independientes, aunque siempre con carácter privado o particular. No quiere decir que antes no hubiera escuelas en la República Romana, pero las que existían eran de tipo esporádico y muy elemental. Ahora se generalizan las escuelas, las cuales son de dos clases: una en la que se da la enseñanza totalmente en griego y otra en la que predomina el latín.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 70)

“A la escuela elemental sigue la secundaria, la del grammaticus, en la que se hizo sentir más la influencia de la cultura griega... En ella se estudia la gramática latina y la griega, sobre la base de Homero y los clásicos; asimismo, la retórica y la oratoria y las matemáticas.”

(Idem:  70-71)

“...los emperadores incitaban a las municipalidades a la creación de escuelas públicas, como lo hicieron aquellas en número cada vez mayor, no sólo en Roma, sino en todo el Imperio... Estas escuelas tenían por fin preparar a los funcionarios cada vez más necesitados de una formación superior...”

(Idem:  72)

“En la escuela elemental, ‘el Maestro diestro encargado del niño, primero de todo tantea sus talentos e índole’. En la escuela aprenden los niños la escritura y la lectura recomendando que ésta se haga con figuras movibles, anticipándose así a nuestro tiempo.”

(Idem:  76)

“Una vez que aprendió a leer y a escribir, el alumno pasa a la escuela de gramática – el grado medio -, donde aprende la gramática propiamente dicha, la redacción, la música, las matemáticas y los ejercicios orales físicos. La gramática comprende también la literatura tanto griega como latina, por medio de los poetas y clásicos respectivos.”

(Idem:  76-77)

“Finalmente, viene la escuela retórica, de carácter superior y especial para la formación del orador. Esta debe hacerse sobre la base de narraciones históricas, ejercicios dialécticos, lecturas y comentarios de clásicos, elocuencia, derecho, etc.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 77)

“...La Ley de las doce tablas (redactadas por una comisión de decenviros a mediados del Siglo V a. De J.C., y grabada en doce tablas de bronce), tuvo para la formación del pueblo romano, durante ésta época, la misma importancia que los poemas de Homero para el pueblo griego...”

(Larroyo, 1967.  Pág. 187)

“...El arte literario se ejercitaba en textos de Homero, Menandro, Plauto, Terencio.  Comprendía las siguientes fases:

a)  Dictado de un fragmento del texto, a modo de ejercicio ortográfico;

b)  Memorización del fragmento;

c)   Traducción del verso en prosa y viceversa;

d)  Expresión de una misma idea en diversos giros;

e)  Análisis de las palabras y frases; en fin,

f)    Composición literaria”.

(Idem:  191)

“Ciceron... en su obra del orator describe las cualidades del tributo; en el libro Brutus (o de los insignes oradores), busca la prueba histórica de su pensamiento; en sus tres libros de Oratore, enseña el arte de la palabra hablada.  Justo:  en esta obra de Ciceron replantea con acierto el problema de la pedagogía y, de seguro, su pensamiento alcanza la latura nada menos que de un programa de reforma educativa”.

(Idem:  196)

 

“...la juventud romana preferirá siempre el circo y el anfiteatro. El circo:  la equitación, en Roma como en Grecia, es el deporte noble por excelencia...”

(Marrou, 1976.  Pág. 291)

“El joven romano aprende únicamente aquello que debe saber un buen propietario rural y, en primer término, la agronomía”.

(Idem:  292)

“El romano, pues, se interesa por la medicina...para saber cómo curar a los esclavos e incrementar el rendimiento de la mano de obra”.

(Idem:  293)

“Esta tendencia enciclopédica está recogida en colecciones de manuales redactados por polígrafos eruditos; la más característica es la de A. Cornelio Celso, que público en tiempos de Tiberio los veinte libros de sus artes; donde trataba sucesivamente cuestiones de agronomía, arte militar, retórica, filosofía y derecho”.

(Idem:  293)

“...conocimientos de economía agrícola y de las instituciones tanto estatales como legales; ejercicio de la equitación, de la natación, de la caza y del manejo de las armas.”

(Idem:  13)

“Se conservó también el ciclo de las materias especiales de la enseñanza helenística, la enkyklios paideia, que gradualmente, se transformó en las siete artes liberales...”

(Idem:  15-16)

“Estas disciplinas, de carácter lingüístico y formal, eran las siguientes:  Gramática, Retórica y Dialéctica; las de carácter realístico estas otras:  Aritmética, Geometría, Astronomía y Teoría de la Música.”

(Idem:  16)

“...se publicó la obra pedagógica más importante... La Instituio Oratoria (Educación del Orador) debido al retórico Quintiliano...”.

(Marrou, 1976.  Pág. 16)

“...La pequeña obra atribuida a Plutarco que lleva el título Educación de los niños, la cual fue muy estimada por los humanistas...”

(Idem:  18)

”Al principio, se tuvo sólo a la vista el estudio práctico de la lengua griega pero más tarde se fue asimilando la filosofía, el arte, etc... ”

(Larroyo, 1967.  Pág. 191)

“El programa de estudios de la escuela del gramático era, en sus orígenes, exclusivamente literario:  se trataba de instruir en el arte de hablar y escribir el griego y el latín.,  la gramática era la base de la formación; a ella se enlazaba la literatura y la critica de los textos...”

(Idem:  191)

“En cuanto al contenido, ésta educación tenia un doble aspecto: De una parte, la educación física, con carácter premilitar más que deportivo, y de otro la educación jurídico moral, basada en la ley de las Doce Tablas. Al mismo tiempo aprendía prácticamente lo que necesitaba el terrateniente, como la agricultura y el cálculo, a la vez que adquiría la experiencia cívica...”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 69)

“La lógica y la Retórica griegas llegaron a ser una nueva materia de educación...Se comenzó aquí a enseñar el griego como materia esencial”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 70)

“...Además se dieron los elementos de la historia, de la filosofía y del arte poético y oratorio.  Componer versos griegos y latinos era uno de los talentos del romano culto...”

(Idem:  72)

“Se apreció particularmente la enseñanza de las matemáticas por su ‘beneficiosa influencia sobre la afinación de la inteligencia’ ”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 85).

“...Varrón, el erudito mayor de su tiempo, escribió 24 libros sobre el idioma latino...”

(Idem:  70)

“...Julio Cesar escribió durante la guerra de las Galias una obra De analogía, ‘ocupado bajo los tiros silbantes con la declinación de los nombres y de las leyes de los verbos’ ”.

(Idem:  70)

“Varrón... publicó 9 libri disciplinarum, una especie de enciclopedia”.

(Idem:  74)

“...Varrón (116-27) consagró su vida a la redacción de 74 obras, contando alrededor de 620 libros, de los cuales los principales constituían una verdadera enciclopedia para uso de la juventud.”

(Hubert, 1957.  Pág. 23)

“Los disciplinarum libri examinaban los conocimientos necesarios, según él, para una educación liberal:  gramática, dialéctica, retórica, geometría, aritmética, astronomía, música, medicina, arquitectura...”

(Idem:  23)

“La gramática comprende...el arte de hablar correctamente y la explicación de los poetas, a la que se agregaron, poco a poco las ciencias indispensables...”

(Idem:  24)

“Marco Terencio Varrón (116-27)... Autor de una obra famosa,  Disciplinas en nueve libros, que constituye una especie de enciclopedia didáctica, trató especialmente la gramática y su enseñanza de un modo científico. Su obra influyó grandemente en las enciclopedias con fines escolares, que tanto desarrollo alcanzaron posteriormente”.

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 73-74)

“Marco Tulio Cicerón (106-43)...escribió diversas obras sobre el Orador y, como Platón...Según Dilthey, Cicerón “ha llegado a ser uno de los más grandes maestros de los pueblos modernos europeos”.

(Idem:  74)

“...Quintiliano...su gran obra, la Institutio Oratoria, en doce libros...en ella recogió sus experiencias como profesor y como orador y ha tenido la mayor influencia tanto en su tiempo como en el posterior, sobre todo en el renacimiento”.

(Idem:  75)

“...se recurre a la emulación, cuyos beneficios compensan, a juicio de Quintiliano, el riesgo moral de la educación colectiva; pero mucho más se apela a la coerción, a las reprimendas, a los castigos.  El famoso cuadro de Montaigne:  “gritos de niños torturados y maestros embargados por la cólera”, resulta verídico para la escuela latina... en todos los antiguos, el recuerdo de la escuela se halla asociado al de los golpes:  manum ferulae subducere, ‘tender la mano a la palmeta’, es en buen latín una perífrasis elegante para significar ‘estudiar’ ”.

(Marrou, 1976.  Pág. 333)

“La disciplina era severa, se echaba mano de castigos corporales; en caso de graves faltas, se usaba la vara y el látigo.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 187)

“...tenía un programa muy elemental, consistente en la lectura, la escritura y el cálculo, con algunas canciones, pero con una disciplina muy rigurosa y frecuente castigos corporales.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 70)

“Debe utilizarse el sentimiento del honor del niño como medio de comunicación; y se le tratará, además de manera amigable y blanda, evitando el empleo de los castigos corporales.”

(Hermann, 1961.  Pág. 17)

“Reinaba... un didactismo estrecho y una disciplina ruda, en la que el látigo y las varas desempeñaban un gran papel.”

(Hubert, 1949.  Pág. 24)

“A la lectura y a la escritura se halla íntimamente asociada la recitación:  el niño aprende de memoria los textos breves sobre los cuales han versado sus ejercicios, no solo para formar su espíritu sino también para abastecer su memoria”.

(Marrou, 1976.  Pág. 332)

“...se analizaban y se aprendían de memoria relatos y sentencias”.

(Dilthey, 1965.  Pág.  71)

“En general, en la educación romana primitiva predominaba el mismo espíritu de sobriedad y austeridad, de laboriosidad y de disciplina que caracterizaba a la sociedad en aquella época. Era una educación eminentemente moral, más que intelectual.”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 69)

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marrou, Henri (1976). Historia de la Educación en la antigüedad. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

 

 

Hermann, Weimer (1961).  Historia de la Pedagogía. Talleres Gráficos Toledo, S.A. México.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

Hubert, René (1957).  Historia de la Pedagogía. Editorial Kapelusz, Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hubert, René (1957).  Historia de la Pedagogía. Editorial Kapelusz, Buenos Aires

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

Marrou, Henri (1976). Historia de la Educación en la antigüedad. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marrou, Henri (1976). Historia de la Educación en la antigüedad. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

 

 

Hermann, Weimer (1961).  Historia de la Pedagogía. Talleres Gráficos Toledo, S.A. México.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

 

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

Hubert, René (1957).  Historia de la Pedagogía. Editorial Kapelusz, Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marrou, Henri (1976). Historia de la Educación en la antigüedad. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

 

 

Hermann, Weimer (1961).  Historia de la Pedagogía. Talleres Gráficos Toledo, S.A. México.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marrou, Henri (1976). Historia de la Educación en la antigüedad. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

Hubert, René (1957).  Historia de la Pedagogía. Editorial Kapelusz, Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

Marrou, Henri (1976). Historia de la Educación en la antigüedad. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hermann, Weimer (1961).  Historia de la Pedagogía. Talleres Gráficos Toledo, S.A. México.

 

Hubert, René (1957).  Historia de la Pedagogía. Editorial Kapelusz, Buenos Aires

 

Marrou, Henri (1976). Historia de la Educación en la antigüedad. Editorial Universitaria de Buenos Aires

 

 


CIVILIZACIÓN GRIEGA volver a principal

 

Escuelas

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESCUELAS

 

 

 

EVALUACIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castigos

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

Evaluación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castigos

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuela

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestro

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

 

 

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maestro

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

Maestros

 

 

 

 

 

 

Saberes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuelas

 

 

La Educación Heroica o Caballeresca

“La educación no se daba en ésta época en escuelas o instituciones especiales, sino que se recibía en los palacios o castillos de los nobles, a donde se enviaban los jóvenes en calidad de escuderos”.

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 45)

“Esta educación heroica o caballeresca estaba basada esencialmente en el concepto del honor y del valor...”

(Idem:  45)

“...la educación del joven guerrero constaba de dos partes esenciales.  En primer lugar, se ejercitaba en el manejo de las armas, del arco y la flecha y practicaba diversos juegos y deportes caballerescos; es decir se le daba una educación física completa. Pero también se le enseñaba al mismo tiempo las artes musicales (canto, lira, danza) y la oratoria.  Finalmente se cultivaba en él sentido de la cortesía, de las buenas maneras, así como el ingenio y la astucia para salir de los apuros”

(Idem:  45)

 

La Educación Espartana

“No existían escuelas propiamente dichas, sino más bien campamentos para la educación de los muchachos”.

(Idem:  47)

“Licurgo, el supuesto autor de la mítica constitución espartana, ha pasado a la historia como ejemplo de legislador ejemplar. Pero tanto o más que él influyeron en la educación espartana las elegías de Tirteo, que según Werner Jäger ‘se hallaban impregnadas de un ethos pedagógico de estilo grandioso”.

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 47)

“Pero al mismo tiempo que militar, la educación espartana era también deportiva y musical. Sabido es que en los Juegos Olímpicos, Esparta alcanzó el mayor número de victorias, debido al entrenamiento especial de sus atletas...los espartanos sobresalieron en la música y la danza.”

(Idem:  47)

“A los más pequeños les mandaban traer leña, y verduras y para traerlo lo hurtaban; y él  que se dejaba tomar llevaba muchos azotes con el látigo...”

(Idem:  48)

 

La Educación Ateniense:

“...posee una institución que estimula las actividades educativas:  los concursos nacionales deportivos, que sustituyen a los torneos guerreros de la época homérica, y para los que se prepara a la juventud desde su primera infancia.”

(Idem:  49)

“...la formación de comunidades o fundaciones de cultura superior como la Academia de Platón y el liceo de Aristóteles a las que hay que añadir la escuela de Isócrates.”

(Idem:  51)

“...se convierte la polis en el educador de la juventud; es el lugar de educación cívica y espiritual”.

(Idem:  49)

“Más tarde se desarrolló una educación de tipo más instructivo, escolar dada por el didaskalos o maestro elemental, al que seguía el grammatikos que daba instrucción en gramática y retórica. A estos educadores hay que añadir el pedagogo que acompañaba a los muchachos y que cuidaba de su conducta”

(Luzuriaga, 1977.  Pág. 49)

“Así surgió un tipo de profesores, los sofistas, que mediante retribuciones elevadas se encargaban de preparar a la juventud para la oratoria. Estos sofistas... eran personas de gran cultura y elocuencia.”

(Idem:  51)

“A partir de los 7 años comenzaba su educación propiamente dicha, la cual comprendía dos partes esenciales: la gimnástica y la musical. La educación física la adquiría el muchacho con el “paidotriba” en campos de deportes llamados “palestras”, después, pasaba a los gimnasios”...”

(Idem:  49)

“...aumenta la instrucción ampliándola a oros aspectos de la vida cultura como la aritmética y las letras...”

(Idem:  51)

 

La Educación Helenística:

“Existe también la enseñanza privada dada en escuelas particulares sostenidas con las retribuciones de los alumnos”.

(Luzuriaga, 1977.  Pag. 52)

“Finalmente, viene la enseñanza superior, la dada a los efebos, que ya no tiene sólo carácter premilitar sino más bien de cultura general y científica, dándose en los colegios y academias, en la llamada Universidad de Atenas y en el famoso Museo de Alejandría, aunque éste tenía más carácter científico que pedagógico”.

(Idem:  52)

“Lo importante de ésta época es que deja establecido con su enciclopedia el programa de estudios que va a seguir después el mundo occidental, durante muchos siglos, con el trivium y el quadrivium; aquel comprendía la gramática, la retórica y la filosofía o dialéctica; éste la aritmética, la música, la geometría y la astronomía; es decir, la división en materias humanistas y realistas que ha perdurado en el mundo”

(Luzuriaga, 1977.  Pag. 52)

“La lectura, la escritura y el cálculo se desarrollan más, pero los métodos son constantemente los castigos corporales”

(Idem:  52)

 

Maestros de la Civilización Griega

1) Los Sofistas:  (...) a quienes se considera así como a embaucadores o tergiversadores de las ideas. En realidad, son los primeros profesores, los primeros educadores profesionales conscientes que ha tenido la historia”.

(Idem:  54)

2) Sócrates:  (...)  el primer gran educador espiritual en la historia ha sido Sócrates... el educador por excelencia”.

(Idem:  55)

3) Platón: ...Platón ha sido el fundador de la teoría de la educación, de la pedagogía”

(Idem:  59)

4) Isócrates:  (...)  Isócrates aparece, en efecto, como la antítesis más carpeta de la filosofía Platónica”

(Idem:  63)

 

“En Homero aparece la primera expresión en forma literaria del carácter griego y los primeros indicios de la naturaleza de la educación helénica.”

(Myers, 1960.  Pág. 102)

“En Homero la educación es la educación del aristócrata.”

(Myers, 1960.  Pág. 102)

“El maestro en la educación homérica era, un hombre anciano a quien se le confiaba el joven noble, el cual recibía consejo y seguía su ejemplo.  El preceptor procuraba siempre no meramente enseñar al joven, sino también modelar su carácter.”

(Idem:  105)

“El preceptor se esforzaba siempre por destacarse a los ojos del joven, y el joven se esforzaba por mostrarse siempre digno de la amistad de su tutor.”

(Idem:  105)

“El contenido práctico de la educación del joven aristócrata comprendía la preparación en las artes y las destrezas que le eran necesarias en su posición en la sociedad.  Contábanse entre ellas la manera cortesanas y la etiqueta; la “música”, esto es, canto, lira y danza; oratoria, deportes y juegos:  equitación, lucha, boxeo, manejo del arco, jabalina, lanzamiento de pesos, carreras a pie, y, quizás por encima de todo, carreras de carros”.

(Idem:  103)

“El contenido moral de la preparación del joven aristócrata comprendía máximas de sabiduría práctica y de moral externa, y la inculcación de un ideal de existencia.”

(Idem:  104)

“El contenido de la enseñanza es la tradicional sabiduría de la clase noble, y sugiere que la educación de la clase alta de la época era primordialmente moral en el sentido de que se interesaba por la formación del carácter y el desarrollo de la personalidad sobre el fondo de una sociedad cortés y ociosa.”

(Idem:   107)

“El método de la educación homérica, en cuanto se distinguía del contenido, consistía en exaltar la norma o ejemplo; los consejeros o maestros constantemente exaltaban para la emulación de los jóvenes el ejemplo heroico, los modelos idealizados d el a perfecta arete:  el héroe que fue guerrero y orador, que podía servir igualmente bien en el campo de batalla y en la corte.”

(Myers, 1960.  Pág. 105)

“...durante toda la primitiva historia educativa griega hasta el tiempo en que se establecieron instituciones propiamente educativas, solo fue posible un tipo de educación completa, y fue la educación por el método preceptor discípulo en que había un estrecho vinculo personal.”

(Idem:  107)

“La antigua educación preceptoral privada subsistió desde luego, durante mucho tiempo al lado de las escuelas más nuevas, y hubo una reacción considerable contra esta nueva tendencia en educación.”

(Idem:  117)

“La ‘música’ del plan de estudios era también la de la vieja educación, pero añadiendo el requisito de que el niño aprendiera a leer y escribir e iniciaría el estudio de los clásicos.  Debía haber también una especie de prueba o examen para los estudios literarios, en forma de certámenes y juegos.”

(Idem:  132)

“En el paso de cada etapa a la siguiente había una especie de criba o prueba de los estudiantes por medio de certámenes de juegos y recitaciones (todavía no hay indicios de un examen formal escrito) y los que pudieran pasar los cursos harían estudios “superiores” o “de graduado” desde los 20 a los 30 años”.

(Idem:  133)

 

Carácter De La Educación Griega Más Antigua:

“...se hallan unos junto a otros los gimnasios, es decir, los lugares de ejercicio y de recreo, y las didaskaleia, las escuelas.  Estos dos círculos de la educación griega y su unión armónica los podemos percibir ya en Solón...”

(Dilthey, 1960.  Pág.  21-22)

“La teoría educativa de la escuela pitagórica contiene ya la gran concepción básica y fructífera de los teóricos griegos:  la rigurosa disciplina de la voluntad y del espíritu para la subordinación a la voluntad ideal del Estado y el movimiento más libre del pensar científico sin limitación alguna”.

(Idem:  27)

“La disciplina era de los más rigurosa y la educación fue tan completamente pública que todo el mundo tuvo que ser considerado como maestro e intervenir como tal enseñando y reprendiendo”.

(Idem:  25)

“El teórico de la educación dórica fue Pitagoras de Samos, quien hacia fines del siglo IV emprendió la reforma de las colinas de la Italia Meridional. Con él forma ya su punto de partida la idea básica de la pedagogía griega.  Esta es la subordinación de la misión de la pedagogía a la política”.

(Idem:  25)

“...Pitágoras... es un jonio por nacimiento, y uno de los directores en la gran revolución intelectual del siglo IV en que surgió la ciencia europea. Sobrepasó, pues, el ideal dórico del Estado al aceptar en su sistema de educación las ciencias que se estaban formando; las matemáticas, de las que fue el genio más grande de su tiempo, la filosofía y los comienzos de las investigaciones gramaticales y lógicas”.

(Idem:  26-27)

 

El Aspecto Gimnásticos De La Paideia Griega

“...la enseñanza gimnástica se hallaba ya en actividad a los siete años. El lugar o el establecimiento donde tenía lugar ésta es la palestra (de pallein, agitar). Se necesitaba un espacio libre con un suelo blando, aplanado. Después se construyó un edificio para la protección contra el mal tiempo de los que se ejercitaba.  Se necesitaba baños para la limpieza del polvo y del sudor.  Así se convirtieron los modelos lugares de lucha iniciales en magnificas construcciones lujosas como son los gimnasios ulteriores”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 28-29)

“La efebia es una seria escuela de guerra. Los efebos se ejercitaban con sus maestros de instrucción militar, luchaban con todo el armamento, desfilaban, se adiestraban en el tiro del arco y de la lanza...”

(Idem:  30-31)

“El maestro de los comienzos básicos de los ejercicios físicos es completamente diferente del maestro de los comienzos básicos del saber...”

(Idem:  30)

 

El Aspecto Musical De La Paideia Griega En Su Desarrollo Histórico

“Al lugar donde se daba la enseñanza se llamaba en Grecia didaskaleion. Las instalaciones eran generalmente pobres; no raramente tenía lugar de enseñanza en calles y plazas públicas, de modo que los niños tenían que sentarse sobre las pierdas desnudas”

(Dilthey, 1965.  Pág. 32)

“...en la antigüedad clásica se presentó a menudo la exigencia ideal de que el padre debe ser el maestro de su hijo. Sin embargo, se afirmó que los padres eran, por lo general, demasiado coléricos.”

(Dilthey, 1965.  Pág. 31)

“Los maestros (didaskaloi) en la época griega más antigua eran:

1)  La grammatistes o grammatodidaskalos, el maestro elemental. Los objetos de su enseñanza son la lectura, la escritura y el cálculo.

2) El grammatikos ó el maestro de gramática. Preparaba científicamente para el estudio de lenguaje. Las expresiones philologos y kritikos designa otros aspectos del arte de enseñar en este grado superior de la instrucción. De ellos se separó más tarde el maestro de la música...”

(Idem:  31-32)

“No existió una preparación regular para éstos maestros, y su actividad fue una iniciativa privada.  Tanto en los griegos como en los romanos la profesión de grammatos-didaskalos, es decir, el maestro elemental, estaba sometida a la más extremada presión y pobremente pagada. Pero también el grammatistes, que corresponde al maestro de nuestras escuelas medias, estaba mal pagado y apreciado”.

(Idem:  32)

“...la posición de Homero en la educación de la juventud fue común a todas las estirpes y a todos los estados sociales de los griegos, así se construyó un medio educativo realmente nacional”.

(Idem:  33)

“Los griegos poseyeron un libro escolar incomparable con su Homero. La formación musical de los griegos tuvo en él su sustancia. Los griegos veneraban en él al fundador de toda su vida espiritual, de él obtenían siempre el sentimiento heroico, la estimación de la energía guerrera, la conciencia de la unidad nacional, un sentimiento histórico de su vida legendaria más antigua”.

(Idem:  33)

 

Sofistas, Retóricos y Escuelas de retóricos

“En la primera generación aparecen:  Protágoras, Gorgías y Prodicos; la transición a la segunda la construye Hippias. En la segunda generación, se halla bajo el influjo de la acción disolvente de la guerra de Peloponeso, es típico Trasimaco, que sobresalió en la técnica de la Filosofía”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 38)

“De esta actividad de los sofistas surgieron las escuelas de retórica de la antigüedad. La vida pública de los griegos, las asambleas populares, los tribunales de justicia, los discursos de las solemnidades, exigían la elocuencia; una tendencia basada en la impresión sensible, en la bella presentación de la persona con palabras humanas, actitudes armoniosas, períodos melodiosos y rítmicos, penetró toda su vida. Por esto, toda enseñanza superior tal como la había dado los sofistas, quedó fijada en las escuelas de retórica”.

(Idem:  38)

“Protágoras había comunicado en su enseñanza una técnica política. Gorgias había estudiado finalmente el lenguaje y el discurso en una técnica retórica. Prodicos hacía consideraciones sobre la sinonimia. Hippias extendía su enseñanza a las ciencias naturales. Trasimaco había desarrollado la técnica retórica”.

(Idem:  37)

 

Fundamentos De La Teoría De La Educación Griega

“Los fundamentos científicos los estableció Anaxágoras, el contemporáneo y amigo de Pericles.  Aquellos se hallaban en la simple conexión del movimiento regular de las estrellas con un primer impuso.  Así fundó sobre la relación astronómica, aun imperfecta, de los movimientos aparentes de los cuerpos celestes de la teoría de una razón universal que es diferente de las masas cósmicas mismas y que es la base de la teología del cosmos.  Esta teoría siguió siendo el punto central de la metafísica científica...”

(Dilthey, 1965.  Pág. 40)

“Sócrates y su escuela han introducido la fundamentación del monoteísmo – presentada en la forma tradicional de una cosmogonía -, en una conexión intelectual que aspiraba a derivar metódicamente principios de razonamientos firmes”.

(Idem:  40)

“...Platón está igualmente dirigido por la aspiración a facilitar mediante tal conexión de ideas una pedagogía bajo la verdadera misión del ciudadano”.

(Idem:  40)

 

La Genialidad Pedagógica de Sócrates y su principio Pedagógico

“Sócrates fue un genio pedagógico que no ha vuelto a tener igual en la antigüedad. Esta se halla confirmado por la impresión inmediata de sus contemporáneos y se puede deducir igualmente de sus efectos. Con él se introduce un elemento completamente nuevo en la historia de la educación:  la penetración en lo más íntimo de la juventud. En él se hallaba indisolublemente unido el eros platónico, el amor pedagógico, la intención de liberar mediante la conversación los conceptos que se hallaban en su espíritu, y la tendencia a hacer del saber y de las verdades en ellos el poder directivo de su obrar”.

(Idem:  41)

“Sócrates tenía la idea de reformar la situación moral – política de Atenas al determinar científicamente los más bellos conceptos morales y políticos y al desarrollar pedagógicamente esta conciencia científica en los jóvenes y los hombres”.

(Idem:  42)

 

Platón y La Fundamentación de Una Teoría De La Educación Como Parte Principal De La Teoría Del Estado

“Los solistas y las escuelas de retórica se dirigían al mero desarrollo del poder mediante el predominio intelectual”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 43)

“El gran espíritu  organizador de Platón comienza ahora a actuar. Éste ha producido la primera idea de la organización conectiva de las ciencias del cosmos. Conforme a ella ha organizado en su Academia de investigación y la instrucción en una colección magnifica. Pero ha desarrollado también en su obra sobre la República un plan muy superior a su propia fundación escolar para el establecimiento de un estado duradero por medio de una organización de la educación”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 42)

“La Pedagogía de Platón se desarrolla, de una parte, en la verdadera y gran conexión con la política, que establece el fin de la educación y determina su posición en la vida política, y, de otra, con la psicología, que investiga el objeto de la educación”.

(Idem:  44)

“La educación la define Platón como la dirección y guía de la juventud para el modo de vida prescrito por las leyes y recomendado por los hombres más ancianos y excelentes, y que crea en la juventud costumbres que, cuando haya alcanzado la madurez, puedan ser aprobados por ella. Aquí el desarrollo del individuo está subordinado al fin del estado”.

(Idem:  44)

“Las fábulas de los poetas tienen que colocarse bajo la inspección del Estado, pues algunas de éstas son inmorales, como las historias de cronos y urano...”

(Idem:  47)

 

La Lucha De Las Direcciones Pedagógicas Y En Particular De Isócrates Y De La Escuela Platónica

“La escuela de retórica de Isócrates fué en su dirección el modelo más importante para el ulterior desarrollo de estas escuelas”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 50)

“El orador retórico más afamado fue Isócrates”

(Idem:  50)

“Isócrates influyó con su manejo de los períodos y con su cultivo de los elementos formales de la prosa en la de Cicerón. Esta determinó después, desde Petrarca y Baccacio, la prosa artística europea”.

(Idem:  51)

 

Las escuelas de los filósofos o la fundación de establecimientos en los que estaba unida la relación docente de maestros y alumnos con la organización del trabajo científico

“Platón creó primeramente la organización de la Academia. La organización de la escuela pitagórica fue la preparación de esa creación”.

(Dilthey, 1960.  Pág.  53)

“Aristóteles formó su organización escolar según el modelo de la Academia. El Liceo, otro gimnasio, se hallaba... fuera de la ciudad, en el propio Santuario de Apolo Lycios...”

(Idem:  54)

“Junto a estas dos escuelas de filósofos existieron la estoica y la epicúrea. La estoica ha surgido de los cínicos. Antístenes enseñaba el gimnasio kinosargos; la escuela estoica se estableció al fin en un local docente en el interior de la ciudad, en la antigua ágora, la stoa poikile (pórtico decorado), y recibió de ella su nombre”.

(Dilthey, 1965.  Pág.  54)

“Estas escuelas de filósofos eran corporaciones que comprendían todos los grados del desarrollo científico, desde los jóvenes que comenzaban las ciencias hasta los sabios investigadores”.

(Idem:  54)

“La escuela de Aristóteles fue el punto central de las ciencias naturales descriptivas y de la investigación de los fenómenos históricos y sociales”.

(Idem:  55)

 

LA EPOCA DE LA ENKYCLIOS PAIDEIA, DEL MUSEO ALEJANDRINO Y DE LAS CIENCIAS PARTICULARES

“La escuela estoica existió primero en Atenas. Su idea educativa consistía en afirmar que la formación enciclopédica era inútil. Únicamente la filosofía forma el carácter, y ésta formación es el fin capital de la educación. Su método es la simplificación por la cual se dió ante todo la lógica una forma que avanzaba desde los elementos a la síntesis”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 58)

“La escuela epicúrea participa en la posición negativa respecto al sistema de enseñanza enciclopédica.  La educación epicúrea quiere un desarrollo del individuo por la educación para lograr una disposición de ánimo serena que proporcione el grado máximo de satisfacción.  La base del desarrollo de tal estado de ánimo es únicamente conocimiento científico, que ante todo es conocimiento natural”.

(Idem:  58)

“El teórico de la educación de ésta época fue Galeno. Este representa el punto de vista radical del empirismo dominante... le interesó particularmente el aspecto médico de la educación”.

(Dilthey, 1965.  Pág. 58)

 

La Educación Griega Más Antigua

“La palestra (del gr. palaistra, a su vez de palaio, luchar) era el lugar en donde se cultivaba el cuerpo.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 131)

 

“Las didaskaleia son las escuelas de instrucción.  Su nombre se deriva, del verbo didasco, enseñar, instruir.”

(Ídem:  131)

“Después surgió el nombre de gramatikós para designar al maestro de segunda enseñanza.”

(Ídem:  131)

“Los paidotribas (de país, niño y tribo, ejercitar) eran los maestros de estas instituciones.”

(Ídem:  131)

“El maestro es el didáscalos. El gramatista es el maestro que enseña la gramática una vez que el didáscalos ha instruido al infante en la lectura y escritura.”

(Ídem:  131)

“...la figura de Homero tuvo una importancia excepcional para la cultura y la educación de Grecia.”

(Ídem:  132)

“Hesíodo proclama la importancia y dignidad del trabajo humano”.

(Ídem:  133)

“La literatura griega influyó de modo superlativo en la educación de los griegos. Entre los poetas descuellan Homero con sus inmortales poemas La Iliada y la Odisea; Hesíodo con sus obras tituladas Los Trabajos y los Días y la Teogonía (genealogía de los dioses).”

(Larroyo, 1967.  Pág. 128-129)

“Los poemas Homéricos tienen una doble importancia en la historia de la educación griega, por una parte constituyen la mejor fuente para estudiar la sociedad griega más remota (tiempo s heroicos, según la clásica designación); por otra parte, ofrecen el tesoro cultural para la formación de las ulteriores generaciones...”

(Ídem:  131)

“La Ilíada es el poema nacional, la epopeya de la patria helénica.  Canta las costumbres guerreras y los reñidos combates por la conquista de Troya o Ilión.  En ella no sólo veían los griegos su historia, sino también su código religioso y moral, su guía en la guerra; en una palabra, representaba la ‘Biblia del mundo heleno’.”

(Ídem:  132)

“La Odisea se compuso con posterioridad a la Iliada; cuenta los viajes de Ulises (Odiseo) errando de comarca en comarca en el retorno a su reino de Itaca.”

(Ídem:  132)

“Todavía en la época alejandrina (siglos (IV-I) tuvieron medular importancia las obras de Homero:  constituyen la piedra de toque para fundar la filología, la gramática y la crítica literaria.”

(Ídem:  133)

“Los poemas Homéricos hablan de lo que era la educación en aquellos tiempos y lugares.”

(Ídem:  133)

”Menos importante que los poemas de Homero, pero de innegable trascendencia fue también la poesía de Hesíodo (siglo  VIII a. de J.C.), en la educación del pueblo griego.  En sus poemas Los Trabajos y los Días y la Teogonía instruye a sus conciudadanos en la vida agrícola, moral y religiosa.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 133)

”Los trabajos y los días es un poema didáctico – moral...’ El trabajo, dice Hesíodo, es el camino para lograr la virtud’.”

(Ídem:  133)

“En la teogonía refiere el poeta las concepciones cosmológicas y las luchas entre los dioses nuevos y antiguos...”

(Idem:  133)

 

Esparta y el Estatismo Pedagógico-Militar

“Como político de la educación, Licurgo plasma un ideal pedagógico:  formar ciudadanos respetuosos con los dioses, patriotas, bravos y fuertes, por el estado y para el estado”.

(Idem:  135)

 

Pitágoras Y la Educación Armónica

“El programa de estudio en la escuela pitagórica comprende también la geografía y la medicina.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 140)

“Pitágoras como educador una doble influencia ejerce Pitágoras en el dominio de la educación:  es un educador práctico al par que un teórico de la pedagogía”.

(Idem:  140)

“Como educador, supera el reducido contenido de la educación dórica, enriqueciéndolo con nuevas enseñanzas  e inéditos fines.  Desde luego introduce con la matemática un nuevo elemento en la educación griega.”

(Idem:  140)

“La Pedagogía Pitagórica no es un hecho aislado en ésta época, se halla en relación inseparable con los orígenes de la Filosofía y ciencias griegas.”

(Larroyo, 1967.  Pág. 138)

“El método de enseñanza de la Pedagogía Pitagórica fue dogmático.  Las frases del maestro eran consideradas siempre como verdaderas...”

(Idem:  140)

 

Atenas Y EL Estado De Cultura

“La didascaleia era la escuela de la gramática (gramatiké significa el conocimiento de las letras, grammata).”

(Larroyo, 1967.  Pág. 144)

“Las escuelas elementales, en los tiempos más antiguos, se hallaban establecidas en tiendas; era frecuente también encontrarlas en las plazas públicas en los recodos de las calles...”

(Idem:  144)

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luzuriaga, Lorenzo (1979).  Historia General de la Educación y la Pedagogía.  Editorial Losada, C.A.  Buenos Aires.

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Myers, Edward (1966).  La Educación en la perspectiva de la historia. Fondo de Cultura Económica. México

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilthey, Guillermo (1965).  Historia de la Pedagogía. Editorial Losada, S.A. Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Larroyo, Francisco (1967).  Historia general de la Pedagogía. Editorial Porrúa, S.A. Argentina